lunes , 25 marzo 2019

Uno para todos y todos para uno | A.I Lázaro Darromán Cotilla

Ya no hay suficiente memoria para regresar tantos años, pero sin lugar a la duda a Aurelio Domínguez me lo presentó Agapito Ramos Vasallo cuando en esas búsquedas de Quijote necesitado se me ocurrió sacar licencia de pescador fluvial para con la pesca ayudar a la familia., en ese instante ya ellos eran un dúo y en ocasiones hacían tripleta con el viejo Domínguez maestro de maestros en eso de otear el viento y de saber cuándo sacrificar una pieza en plena apertura marítima, pues escuchaba el aire y entendía a las olas como Beethoven su música o Einstein su matemática.

Como un Síclope me subí a la lancha con todos los documentos en regla., pero antes escuché a los ya experimentados y además de mis avíos sumé la merienda, el almuerzo, agua y ron.., ja, ja, ja no habíamos navegado 50 metros y el mundo me comenzó a dar vueltas y así sucedió todas las veces que salimos juntos.., pero esa sangre africana, necia, estoica me permitió resistir y nunca les pedí regresar a tierra firme, aguanté la pela unas veces intentado pescar , otras como los volcanes expandiendo mis despropósitos para alimentar a los peces.

En verdad, entre el ajedrez y la vida cotidiana las diferencias son mínimas SI ES QUE HAY ALGUNA DIFERENCIA., pero la pesca en el mar hace que se cumpla el axioma de UNO PARA TODOS Y TODOS PARA UNO.., quien cometa error se lleva con él a los otros, y el mar es como la guerra NO PERDONA ERRORES., así con esas credenciales me acerqué yo a la familia de Leinier Domínguez Pérez cuando ya era Leinier Domínguez Pérez pero no el que ustedes conocen sino un niño de apenas 8 añitos.

No tuve la oportunidad de conocer a su mamá biológica pero compartí a sus cuatro abuelos que con creces hicieron la labor que les correspondía desde las diferencias, el viejo Domínguez y su esposa dos luchadores de la vida, dos viejos humildes pero con la honradez y el denuedo de criar a sus hijos como gente de bien, con amor, decoro, sabiduría y honestidad y Lichy y esposa profesionales con esos mismos méritos y capaces de asimilar además, la necesidad afectiva de los nietos para integrarse a la voluntad familiar.

En casa tengo “Cubavisión Internacional” y el único programa que no me pierdo es “Confesiones de Grandes” que dirige Aurelio Prieto Alemán.., hoy le tocó a Leinier y mi esposa quedó asombrada porque ante cada pregunta yo respondía primero que Leinier.., Raúl Pérez.., sus abuelos.., Güines.., Dagoberto Díaz.., y no me equivoqué en ninguna porque de esa conjunción familiar, filial y deportiva salió ese Leinier Domínguez Pérez que ustedes ya conocen y al cual me voy a referir pues desde niño hemos estado muy cerca, quizás se asombren pero más en lo humano y filial que en lo ajedrecístico.

Yo no les puedo hablar del ascenso ajedrecístico de Leinier y si quisiera referirme a eso sería con mucha vergüenza porque habiendo sido EL ÚLTIMO DE LOS MOHICANOS (Comisionado Nacional y Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez en paralelo).., habiendo estado Leinier tan cerca de mi afectivamente (NO LO DESCUBRÍ) quién lo llevó a su primer Capablanca arriesgando “TODO” fue el Gran Maestro Silvino García Martínez después de comentármelo., pero además los dos disfrutamos cada éxito del muchacho compartido como propio.., en verdad, conociendo la mentalidad del García en ese primer evento internacional del niño., no sé si me estaba aplaudiendo o golpeando.

En Güines como en Rusia, México, Argentina, Cuba el ajedrez se bifurcó (no me vengan los politólogos con boberías) porque en la época de Capablanca existieron en paralelo La Federación Cubana de Ajedrez y la Comisión Nacional de Ajedrez.., mi amigo Raúl Pérez que se autodenomina el padre del ajedrez güinero y no sé si me vuelva a tratar después que esto se publique (porque cuando en 1970 él me dio un medio punto inmerecido para que yo me hiciera Experto Provincial ya José Chávez era una leyenda en el ajedrez del patio y tanto a él como a mí nos enseñaron desde niños “QUE HONRAR.., HONRA”).., entonces en algún momento se devino una gran cantaleta en si el Blitz ayudaba o no.., Raúl se mantenía en su posición de ajedrez Clásico y surgió la figura de Dagoberto Díaz que apoyaba a carta y espada el Blitz.., hoy cuando Leinier dijo –que uno de sus grandes logros había sido conquistar el Campeonato Mundial de Rápidas –le dije a mi esposa – Dagoberto Díaz y Leinier lo repitió por si Raúl va a pelear será con tres., ja, ja, ja.

La entrevista fue excelente pues el primer mencionado fue Aurelio y después Raúl hiper merecido para ambos.., el tercer mencionado fue Güines.., (creo que ahí entramos todos) y el cuarto Dagoberto.., yo en lo personal tengo momentos inolvidables con Lenier y familia:

  1. Siendo yo Presidente de la FCA su abuelo materno (que ya era un cirujano famoso y Pastor de una Iglesia) me llamó para que le dijera si el muchachito debía seguir una carrera universitaria o dedicarse al ajedrez (yo me vi en la situación de la parábola bíblica de la vida del pajarito en manos de incrédulos) y recuerdo que le respondí Capablanca y Fischer no hicieron carrera universitaria y llegaron a Campeones del Mundo pero el Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento “CEAR” da la posibilidad de ambas cosas., AHÍ SE GRADUÓ LENIER Y TAMBIÉN ES GRAN MAESTRO DE ÉLITE.
  2. Lenier es un religioso muy serio para con su primera iglesia que es la de la Fé y para con la segunda que es el Ajedrez.., no interrumpe ni sus oraciones ni su entrenamiento.., pero las pocas veces que lo importuné en horario de su trabajo, salió, me saludó, le preguntó a su padre si había lo que a mí me gustaba (secreto militar) y yo esperaba a que terminara y almorzábamos juntos, en compañía de su padre, Zulmi, Dayana y su hermano.
  3. Yo quería un AUDI.., ja, ja, ja ¿con qué se sienta la cucaracha? Aurelio, Leinier y Yo fuimos a comprar los carros el mismo día.., yo adquirí un TICO y ellos un MERCEDES y su papá me preguntó –¿negro cuanto te falta para el AUDI? Esas cosas no se olvidan.
  1. Los domingos en las mañanas coincidíamos en la MECA DEL AJEDREZ GUINERO que es la casa de Raúl Pérez Hernández.., que me peleaba a mí porque a él le salía de dónde le salía pelearme.., ja, ja, ja.., le daba clases que Leinier ya no necesitaba y se peleaba a muerte con quien no le hiciera caso y ya ese Leinier gigante y este Cotilla enano seguían escuchado y respetando a Raúl como cuando el niño tenía 8 años y yo lo conocí.
  2. Una desgracia positiva fue cuando a Aurelio lo designaron al frente de una dependencia de Bebidas y Licores porque.., no había azimut.., era una línea recta la ubicación de su oficina y mi casa y tarde por tarde yo pasaba por allí.., estábamos unos minutos juntos y después seguía en mi BABETTA.
  3. No recuerdo en cuál de los años 2000 Leinier vino a Valencia, Venezuela a un Panamericano acompañado como entrenador de Pupy Altuna., en ese momento yo estaba con la dirección del ajedrez cubano como estaban la relación Kasparov – Karpov.., como Korchoi – La URSS “en candela” y nadie entendió que el día de despedida yo me uniera para ayudar a hacer las maletas a los muchachos pues habían otros amigos que también yo quería despedir como Nogueira, Bruzón, Verita., pero eso me permitió verlo todo.., LE MANDÉ UN MENSAJE DEFINITIVO A AQUEL PESCADOR QUE ME ENSEÑÓ a buscar una buena carnada, a mirar a un punto fijo para evitar el mareo, a salir corriendo cuando hay controversia entre los barloventos y los sotaventos y le dije de la misma manera que nos enseñó el viejo Domínguez FIRME, CON FUERZA Y RAZÓN.., no permitas que tu hijo viaje con nadie VIAJAS TÚ CON ÉL y eso se cumplió.
  4. La Gran Maestra venezolana Saraí Sánchez me comentó que Lenier venía al Waraira Repano y yo le pedí que invitara a su padre (no creo haya sido eso si no la voluntad de Leinier de venir acompañado por su primer entrenador) y Aurelio vino.., estuvimos juntos unos días.., pero el último., el de la despedida después de seis años sin vernos yo me eché aire en los pulmones.., y no creo que el suficiente pues ninguno de los dos resistimos.., nos vimos en el Lobby del Melíá tempranito en la mañana.., pero no nos despedimos él se quedó con los ojos a mis espaldas sin proferir palabras y yo volví a ver una vez que salí del hotel pues las lágrimas me lo impedían Y NO HAY HOMBRE CON TRES GUERRA A SUS ESPALDAS QUE LLORE SIN MOTIVO.., A Aurelio, Agapito (Pity) y Yo el mar nos hizo ser hermanos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*