lunes , 25 marzo 2019

Las Reglas de Steinitz

Cuando en Cuba se publicó la ley que todo ajedrecista que arribara a las 2250 obtenía el título de Maestro Nacional y con ello transitaba en la escala salarial como tal de forma vitalicia.., le pregunté a tres inmensos como podría lograrlo de la forma más profesional.., el GM Jesús Nogueiras me respondió –apréndete 100 partidas de Capablanca de memoria y después me vienes a ver.., el MF Julio Espinosa me dio un método que es el que utilizo y me siento tranquilo.., pero el también MF José Manuel Cruzlima me regaló este trabajo que hoy comparto con ustedes pues lo avalan Kotov, Lasker y Fischer.

Las Reglas de Steinitz

Las llamadas reglas de Steinitz son un conjunto de preceptos que marcaron una gran evolución en el juego. Fueron inicialmente desarrollados por el primer campeón mundial y formulados y difundidos más tarde principalmente por Emanuel Lasker. El ajedrez se transformó totalmente con la aplicación de estas reglas, que trascienden a este juego y son aplicables a todo tipo lucha. La lógica que las anima no conoce fronteras de tiempo o escuela. La evolución posterior del juego representa un refinamiento de este primer pensamiento científico. Estas ideas-guía explican los diversos escenarios de la lucha ajedrecística y responde a preguntas básicas y fundamentales: porqué se gana, porqué se pierde, porqué se ataca, cuándo se ataca, porqué defenderse, cómo atacar, cómo defender, qué es el equilibrio, qué hacer en una situación de equilibrio y en definitiva, brinda un marco donde el pensamiento y la creatividad de cada jugador puede desarrollarse y manifestarse exitosamente.-

Sigue una síntesis de lo fundamental de las mismas.

  1. El bando dominante puede atacar, y debe hacerlo; de lo contrario, correrá el riesgo de perder la ventaja. Deberá atacar el punto más débil de la posición del adversario.(K).
  2. El efecto de los puntos débiles y fuertes es decisivo; todo lo demás es de una importancia secundaria. (L)
  3. Principio de la proporción: Qué tipo de movida se requiere está determinado por las exigencias de la posición. Si Usted tiene una gran superioridad de fuerzas en un sector donde el enemigo tiene importantes debilidades, tales como el Rey o la Dama en mala posición, etc., debe tomarlo por asalto lo más rápido posible. Cada una de sus jugadas tendrá la idea de lograr mucho. Sus fuerzas de reserva deben estar listas para el ataque con tanta ganancia de tiempo como sea posible – atacando, por ejemplo, algunas debilidades por el camino – y las fuerzas de reserva del oponente deben ser mantenidas a raya, de ser posible, mediante obstrucciones que se le pondrán en el camino. Los medios son múltiples, pero las variantes en razón de las muchas jugadas forzadas de parte de la defensa, son usualmente pocas, y en consecuencia sujetas al análisis directo. De tales ataques se dice que su “ritmo” (paso, marcha) es rápido. (L) Cuando su superioridad no está claramente definida, debe estar satisfecho con atacar a ritmo moderado, avanzando en sus puntos fuertes, y metódicamente creando otros nuevos en las líneas de defensa rival. En tales casos el plan lo es todo, y el tiempo cuestión de importancia secundaria. En general el “ritmo” del ataque debe reducirse más cuanto menos pronunciada sea la ventaja. (L)
  4. El que está a la defensiva ha de querer defenderse y hacer temporalmente concesiones. (K) La menor cantidad posible respetando el principio de economía. (L)
  5. En toda posición equilibrada, los dos bandos maniobran procurando inclinar el equilibrio a su favor. Pero una posición equilibrada genera otras también equilibradas, en caso que los contendientes jueguen con precisión. (K) Debe jugar para mantener la cooperación de sus piezas. (L) En una posición en que tengo ventaja, en la que golpeo yo, mi oponente puede tener que ser paciente y sumiso, y puede que, no obstante, haya de rendirse. Soy martillo; él yunque, y el público aplaude. Pero en las posiciones equilibradas, yo soy martillo en una parte del tablero y yunque en otra; y esto puede que no lo comprenda la galería, pero es una prueba más dura. Por cada movimiento mediante el cual obtengo una ventaja, lo pago con una desventaja. (L)“To get squares, you gotta give squares.” Para obtener casillas, debes ceder casillas. (F)
  6. La ventaja puede consistir en una grande e indivisible o en un conjunto de pequeñas. El bando predominante debe acumular pequeñas ventajas y transformar las ventajas transitorias en permanentes. (K)

(K): Kotov; (L): Lasker; (F): Fischer

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*