lunes , 25 marzo 2019

El principio de las dos debilidades | M.I. Humberto Blanco

El concepto de debilidad nos enseña que un peón o una casilla son débiles, cuando no pueden contar con la defensa de otro peón. Podemos agregar que las debilidades son significativas, solo cuando se puede acceder a ellas. Esto nos ha enseñado el ajedrez moderno.

Cuando escuchamos el término debilidad, por lo general nos enfocamos en lo estructural, sin embargo los puntos fuertes y débiles, van más allá de casillas y peones. La colocación de las piezas, y su utilidad concreta, suponen puntos a favor o en contra cuando valoramos una posición.  Para entender mejor este planteamiento, los invito a observar dos ejemplos referentes a la debilidad de las piezas.

  • Domínguez – Y. Quesada 

Holguín 2002

                                   

  1. c4 bc 28. Tc3 Db8 29. Tc8 Cc8 30. Dh3! Rd8 31. Af2 Db5 32. Cc3 Db4 33. Dd3 +-

El diagrama de la izquierda señala con el color rojo la real debilidad de las figuras oscuras; el alfil de f8, quien se encuentra encerrado entre peones propios y del contrario.

El plan seguido por Domínguez, no fue aferrarse al ataque de mate. Al contrario, se enfocó en abrir en el flanco de dama, y luego de algunas simplificaciones, logró imponerse en este sector con una pieza de ventaja prácticamente.

  • Ribli – A. Volokitin

Eslovenia 2004

                                   

16…Ta1! 17. Ta1 Ad4 18. Ta8 Ae3 19. fe Dd1 20. Td1 Cb3 -+

Las negras con una combinación muy instructiva, crean una debilidad permanente en el alfil de g2. Esto le permite jugar con alfil y caballo contra torre en el flanco de dama. Por lo tanto la partida está técnicamente decidida.

Hemos visto dos ejemplos muy ilustrativos que nos ayudan a complementar el concepto de debilidad. La función que realizan una o varias piezas, puede ser tan o más importante que un peón doblado, aislado o retrasado.

Los diagramas anteriores, muestran situaciones muy radicales, donde basta con una sola debilidad para decidir la partida.

Seguidamente analizaremos otras posiciones donde una sola debilidad en el campo contrario, es insuficiente para anotarnos la victoria. Estos son los casos, donde la técnica ajedrecística exige la creación de una segunda debilidad.  Los invito al visor de tablero.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*